Día de la madre

El día de la madre, símbolo de vida

Este domingo celebramos el día de la madre. Un día para celebrar por todo lo alto si tenemos la suerte de tener a la nuestra cerca. Si la tenemos lejos y no podemos ir a abrazarla, o incluso si ya solo nos queda el recuerdo, el primer domingo de mayo es un día importante para celebrar todo lo que una madre significa: vida. 

Estos días muchos estamos aprovechando para reflexionar sobre nuestras vidas y para darnos cuenta de lo que de verdad importa: la salud, la familia, la amistad, la libertad… Una madre suele dar buenos consejos en este terreno, y son buenos días para conversar con ellas sobre cómo afrontar el mundo que viene, que será distinto al que teníamos, y probablemente no será tan malo como nos lo imaginamos. Simplemente, cambiará.

La madre naturaleza lleva millones de años demostrándonos que la vida es cambio y evolución, que las especies nos adaptamos al medio y que la vida siempre se abre paso, por adversas que sean las circunstancias. Cuánto sentido cobra hoy “el milagro de la vida”: estos días, en estado de alarma, en confinamiento, en bloqueo económico, cuando el mundo entero se ha parado, han seguido naciendo niños. 

Así que celebremos la vida y el papel de las madres en estas semanas extrañas en las que el mundo se ha parado, pero la vida se sigue abriendo camino. Nuestra ilusión es seguir esa estela. ¿Os imagináis? Seremos los que se atrevieron a construir el futuro cuando nadie creía en él. Como dignos hijos de la madre naturaleza.

“Mother’s nature son” de The Beatles (1968)